Inicio | Historia

Historia

A finales del siglo XVII en el barrio de la Flor de Otxaran (en el municipio encartado de Zalla, Vizcaya), la familia Laiseka, antepasados del actual propietario, ya elaboraban sidra y txakolí.
Juan Laiseka de las Rozas, descendiente de los anteriores y su esposa Gregoria del Carral Bollain, continuaron elaborando sidra y txakolí durante la segunda mitad del siglo XVIII en la casa familiar.

En aquella época eran muchos los caseríos encartados en los que se elaboraba sidra y txakolí para vender y a su vez autoabastecerse, hasta el punto que la Comarca Encartada llegó a producir más de 50.000 cántaras -800.000 a 1.000.000 de litros-.
Posteriormente, a principios del siglo XX, Candida Laiseka del Carral, hija de Juan Laiseka, y su esposo Agustín Goikoetxea Torresagasti, levantaron la casa en la que construyeron una bodega, ubicada en lo que hoy en día es el Salón de Catas de la actual Bodega. Conformaron una heredad que plantaron de viñedo, cuya principal era la comúnmente llamada “Francesa del 9”.
 

El actual propietario de la Bodega, descendiente directo del matrimonio Goikoetxea-Laiseka, plantó por los años 80 una viña con variedades Hondarribi Zuri y Folle-Blanc, y es en los años 90 cuando decide acometer la reentrada en el mercado, para lo cual se rehabilita el viejo Caserón y se construye la actual Bodegas Virgen de Lorea, que debe su nombre a la imagen de la Virgen con el Niño, del siglo XVI, que en tiempos pasados fue patrona del pueblo de Zalla, y expuesta al culto en la ermita de San Juan de Ormaza.

En el año 1995 se amplió el viñedo propio con las variedades autóctonas y recientemente se ha reinjertado la antigua viña por un equipo especializado, de prestigio internacional.
En la actualidad, Bodegas Virgen de Lorea elabora dos marcas de txakolí: Aretxaga y Señorío de Otxaran, este último en las variedades blanco y tinto, así como un Orujo de Txakolí, como producto innovador.